La educación del siglo XXI está pasando por un proceso de reformulación profunda, donde los actores clave son los estudiantes del nuevo milenio, sus educadores y quienes están formulando las nuevas políticas de desarrollo. Los contenidos digitales para el aprendizaje móvil son parte de esta nueva formula.

Pero otro actor fundamental que no podemos pasar por alto son los avances tecnológicos, pues la nueva manera de educarnos está muy fuertemente ligada a la incorporación de TICs.
Todo indica que, dentro de estos nuevos procesos de educación, la incorporación de dispositivos móviles (smartphones y tablets) tiene un campo altamente importante, creciente y favorable, dado su fácil acceso y su importante alza como fuente de conexión a Internet.

Al respecto, el informe GSMA (2014) indica que para el 2014 casi el 30% de las conexiones regionales a internet (cerca de 200 millones) se realizaron a través de smartphones, cifra que aumentará para 2020 a cerca de 605 millones de conexiones.

Actualmente las innovaciones recientes de las tecnologías móviles se han centrado sobre todo en la creación de contenidos digitales, básicamente en forma de libros de texto digitales a los que se accede mediante lectores electrónicos, y el desarrollo de aplicaciones para móviles (apps) y plataformas de software para acceder a recursos educativos a través de dispositivos móviles.

Sin embargo el espectro se abre cuando comprendemos realmente el potencial que tenemos en nuestros bolsillos.

Portada “Tendencias sobre contenidos educativos digitales en América Latina"
Tendencias sobre contenidos educativos digitales en América Latina

SITEAL, en el documento “Tendencias sobre contenidos educativos digitales en América Latina” distingue tres distintas formas de usar teléfonos celulares o tablets para la entrega de contenido educativo:

Usar los dispositivos  para el aprendizaje móvil como un canal para distribuir contenido educativo.

Si bien estamos frente a un medio eficaz para la distribución de contenido, no debemos olvidar ciertas características propias a la hora de pensar en qué y cómo poner a disposición la información.

Extensión de la información en aprendizaje móvil: Son contenidos característicamente menos extensos que los desplegados en otros medios, como los impresos o la web de escritorio.

Formatos del contenido en el aprendizaje móvil: Dadas las características propias de los dispositivos móviles que restringen el texto como formato central para desplegar la información, es pertinente desarrollar mucho más contenido en audio y video o bien en audiovisuales compuestos de texto, audio e imagen.

Multiplicidad de plataformas en el aprendizaje móvil: La variedad de sistemas operativos y plataformas disponibles en el mercado ocasiona dificultades en el proceso de diseño y producción de los contenidos y por ello propone incentivar el desarrollo de perfiles capaces de por un lado tener la capacidad técnica y por otro un sentido pedagógico pertinente.

Limitaciones de usabilidad y funcionalidad en el aprendizaje móvil: Entre las restricciones propias de estos dispositivos está el tamaño de la pantalla. Los contenidos deben ser desarrollados y diseñados de acuerdo a esta característica.

Usar los dispositivos móviles para crear contenido educativo en experiencias fuera del aula de clase.

Si invitamos a los niños o estudiantes a realizar actividades experienciales fuera del aula, el dispositivo puede ser de gran utilidad, para registrar y compartir información a través de diferentes  canales.

Usar los dispositivos móviles para generar nuevas formas de interacción en clase y para potenciar el contenido educativo impreso.

Mediante aplicaciones móviles educativas como quiz, carreras de observación o encuestas. O bien mediante el uso de códigos QR que permitan ampliar la información de determinado texto.

Sin duda estamos frente a una herramienta de mucho potencial y valor, sin embargo el factor clave para el éxito es una articulación entre quienes desarrollan el contenido y quienes técnicamente lo producen para los formatos y plataformas adecuadas.

En Diseño Blanco queremos trabajar directamente con los profesores y recoger los problemas y experiencias concretas de la sala de clases para generar proyectos focalizados
 y que le hagan sentido a los docentes y alumnos del establecimiento. También queremos trabajar con los equipos directivos de las instituciones educativas para promover políticas y mecanismos internos que promuevan una coherente, adecuada y pertinente inversión que se vea reflejada en la calidad de la oferta formativa de la Institución como SELLO de una organización del siglo XXI.